En Essoyes, todos los públicos, independientemente de su edad, son bien recibidos en el pueblo de August Renoir donde vivirán una experiencia inédita repleta de belleza y diversión.
Una visita completa le llevará de una exposición permanente, en el Espacio Renoir, al auténtico taller del maestro, y desde junio de 2017, a la casa de los Renoir.
Así podrá sumergirse en el universo de esta conocida familia de artistas a través de lugares y temas predilectos.
Entrará en el círculo de una familia fuera de lo común: Pierre-August y su mujer, Aline, junto a su canguro Gabrielle, ambas de Essoyes, rodeadas de los niños y de numerosos amigos: pintores, cineastas, escultores, ceramistas y actores.
La visita incluye fotos de familia, reproducciones de cuadros y fragmentos de películas de Jean Renoir, el ilustre hijo cineasta.
La visita comienza en la exposición permanente del Espacio Renoir, situado en la plaza de la mairie. A diez minutos de allí, el visitante llegará, por las calles de la localidad, hasta el edificio principal, y luego, por el jardín, a la casa familiar y el taller del pintor.
A tres minutos del taller se encuentra el cementerio donde yace el pintor Pierre-Auguste Renoir, su esposa Aline y los miembros de su familia. Se trata de una invitación para el recogimiento y la meditación. Hay paneles de señalización para guiarle.

  • El Espacio Renoir
La sala de exposición permanente
Los visitantes pueden pasear de una temática a otra, como si se tratase de una farandola: Aline como modelo, Gabrielle Renard, canguro de Jean y musa preferida de Auguste, las zonas de la campiña, el universo de la infancia encantada y de los bonachones.
 
  • La sala de proyección
Un vídeo, de unos 20 minutos de duración, sobre «la creación en la familia Renoir» da las claves para descubrir la luz, los paisajes, el estilo de vida... y todas las fuentes de inspiración de esta familia de artistas. Realza, provocando fuertes emociones, la gran importancia para Renoir de que «el Mundo es uno», repleto de colores y vibraciones.
 
  • La tienda
La tienda del Espacio Renoir presenta una selección de obras y de productos relacionados con las obras y la vida de Renoir.
El taller del pintor, los jardines y la casa familiar
En el municipio de Essoyes, los visitantes pueden seguir la señalización para llegar hasta al taller y la casa del pintor. Tras un bucólico paseo por las calles del centro en busca de reproducciones de las obras sobre lienzo de todos los lugares en los que Renoir posó su caballete (el río Ource con sus reflejos plateados, la iglesia, el lavadero...), podrá acceder al lugar de trabajo del pintor a través del edificio de recepción que da a un jardín, junto al taller.
Los más curiosos podrán pasear por aquí, instalarse durante un rato en una silla y disfrutar de la apacible tranquilidad para, por qué no, disfrutar de las líneas del paisaje y admirar los árboles frutales, las plantas y las flores.
Muchas de las obras del artista reflejan su especial e íntima atracción por los colores del paisaje de su alrededor. Le gustaba pintar flores, el encanto de las rosas, los colores vivos de los tulipanes, la forma ondulada de las anémonas... Nunca jamás se habían visto bodegones tan vivos como estos.
 
  • La casa familiar del pintor

La pareja compró la casa en 1896 por un valor de 4000 francos. Para tener una idea, en 1892, Renoir hizo varias versiones del cuadro «Muchachas tocando el piano», una de ellas comprada por el Estado por 4000 francos, cantidad equivalente a casi diez años de salario de un trabajador agrícola. En la segunda parte de su vida, el pintor se hizo famoso y pudo vivir cómodamente de su arte.
Con esta compra, la pareja se convirtió en propietaria por vez primera, y su mujer cumplió su sueño de comprar una segunda vivienda en su pueblo natal, dos casas de viticultores que, tras 4 o 5 años de obras, se convirtieron en una sola. Esta estaba formada por una planta baja con el salón, una primera planta con las habitaciones de la familia y los áticos acondicionados como habitaciones para el servicio. La torre, donde se encontraba la escalera que conectaba el resto de plantas, se construyó para la familia.
Al morir el pintor, Pierre heredó la casa de Essoyes, luego su hijo Claude Jr. y, finalmente, Sophie Renoir, última propietaria que en 2012 vendió la casa al municipio de Essoyes.  La casa acaba de ser galardonada con la etiqueta «Maison des Illustres».
 

  • El taller del pintor

El taller fue construido más tarde, en 1906. Al principio, Renoir trabajaba en el salón, que también era su taller. Según Sophie Renoir, fue para «no molestar a los niños con sus juegos» que la pareja decidió comprar una nueva parcela junto al jardín de la casa y construir un taller.
El taller era un lugar de ensueño: una interpretación contemporánea del torbellino creador, una especie de torrente que arrastraba a Renoir, según sus allegados. Uno de los objetos más importantes era la silla de ruedas, símbolo del valor de Renoir y de su absoluta devoción por la pintura. En este taller fue donde Renoir pintó muchas de sus obras maestras: paisajes, lavanderas, escenas corrientes de la vida tan apreciadas por sus ojos.
En la primera planta, entre las risas de niños y jovencitas, aún se percibe su espíritu acariciando el lienzo con su pincel. En este espacio también se puede descubrir la caja que utilizada para transportar las cuadros en tren a París, esculturas como «La bailarina con Pandereta» y «El flautista», además de cartas de Aline.
El taller tiene la etiqueta «Maison des Illustres».

Para  descubrir el territorio alrededor del Centro Cultural Renoir

Contacto
Espacio cultural «Du côté des Renoir» - 9 place de la mairie - 10360 ESSOYES
ducotedesrenoir.accueil@gmail.com
www.renoir-essoyes.fr

www.tourisme-cotedesbar.com
contact@tourisme-cotedesbar.com