-A +A
¡Venga y descubra la magnífica abadía cisterciense de Claraval y la famosa prisión que cautivó a Víctor Hugo!

Claraval, situado en el corazón del antiguo bosque galo que cubre las colinas y los valles de los primeros contrafuertes de la meseta de Langres, y en los confines de las regiones de Champagne y Bourgogne.
Una tierra de silencio en la que, hace nueve siglos, el 25 de junio de 1115, San Bernardo desbrozó la cantera del Valle de Absinthe y construyó la famosa abadía en la que vivió hasta su muerte, el 20 de agosto de 1153.
 
Hoy en día, muros altos e interminables, en sucesivas hileras, impiden ver los vestigios del esplendor de otros tiempos. Claraval es una de las residencias principales que mejor se conservan en Francia.
 
El Ministerio de Cultura recuperó el espacio de las principales construcciones históricas y así, los privilegiados que entren en Claraval descubrirán sus tesoros arquitectónicos ocultos. En concreto, el espléndido edificio de los conversos (siglo XII) y el gran claustro clásico del siglo XVIII, además de las famosas y estremecedoras «jaulas de gallina» de la vieja prisión.
Refectorio del edificio de los conversos del siglo XII - Claraval Refectorio del edificio de los conversos - Siglo XII 

Contactarnos:
«Association Renaissance» de la abadía de Claraval - Hostellerie des Dames
 abbaye.clairvaux@orange.fr
 abbayedeclairvaux.com
Tél. 03 25 27 52 55

Para descubrir el territorio alrededor de la abadía de Claraval