-A +A
En Troyes, el espíritu se conmueve y el corazón late más fuerte !

Aquí, el corazón late más fuerte

A una hora y media de París y a veinte minutos del mayor conjunto lacustre de Europa, se encuentra una ciudad renacentista que encarna el estilo de vida francés. Su tapiz multicolor de casas con entramado de madera construidas en «le beau XVIe siècle» lo convierten en una joya del patrimonio nacional.

Esta ciudad, en la que se puede soñar con el amor y el agua fresca, es Troyes.

Troyes, con su laberinto de calles que juegan al escondite con la historia, sus muelles por donde disfrutar paseando, sus innumerables iglesias góticas con preciosas colecciones de vidrieras de Francia, ofrece a las almas nobles una delicada variedad de sensaciones.

En Troyes, el espíritu se conmueve y el corazón late más fuerte !

El romanticismo para todos

¿ Todavía hay que debatir sobre el sexo de los ángeles ? Da igual que sean de uno u de otro, o los dos, siguen siendo ángeles. En Troyes, el romanticismo está por todas partes y no se hace ningún tipo de distinción entre las preferencias y las inclinaciones de nadie.

El Amor se escribe con A mayúscula y se adorna con todos los colores del arcoíris. Tiene derecho a asentarse en el corazón de cada amante. Troyes, una tierra hospitalaria sin privilegios ni ostracismo para los apóstoles y devotos del amor, tiene un seno suficientemente amplio para acoger a todos sus hijos.

« Oh, mi bien supremo… »

Eloísa y Abelardo, pareja separada a su pesar, intercambiaron una apasionada correspondencia que aún, nueve siglos después de haber sido escrita, seguimos leyendo.

En memoria de estos amantes desafortunados y de sus epístolas, la oficina de turismo de Troyes invite a todos los «amados/as» del mundo a dejar sus «Cartas a Eloísa» (o a Abelardo) en su buzón. Esta oficina las publicará en su sitio web y las cinco cartas más bonitas serán recompensadas.

Los epistológrafos podrán, dependiendo de su humor y de las circunstancias, declarar su amor, expresar su felicidad o contarnos sus penas. ¡ Pero nada los obliga a escribir en latín !