-A +A

El acompañamiento tiene un vínculo histórico con la orden cisterciense y la orden del Templo. Los compañeros, por ejemplo, proporcionaron mano de obra calificada y asistencia esencial a los soldados monjes durante las cruzadas.

Esto es a lo que ahora nos referiríamos como logística civil, o ingeniería en el ejército. Y, sin caer en un etnocentrismo escandaloso, estas relaciones deben mucho a Troyes y al Aube.

La orden cisterciense

orden cisterciense fue creada por un tal Roberto de Molesmes, que nació en Troyes en 1029, ciudad donde también realizó su noviciado. Este benedictino se convirtió en un monje reformador al fundar la abadía de Cîteaux, cuna de una nueva orden religiosa que alcanzó todo su esplendor bajo el impulso de Bernardo de Clairaval.

El futuro San Bernardo estableció su abadía en Claraval, Aube, y convenció a nueve caballeros para ir a Jerusalén y defender la tumba de Cristo que estaba amenazada por la expansión musulmana.

El jefe al mando de este grupo se llamaba  Hugo de Payns, un señor de un pueblo con este mismo nombre en francés, Hugues de Payns, que se encuentra a unos kilómetros de Troyes. Hugo de Payns, instalado durante varios años en Tierra Santa, formó una compañía de caballeros cuya misión era proteger a los peregrinos.

La Orden del Temple

Esta milicia fue bautizada como la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y estableció su sede al pie del templo de Salomón. Fundada en 1120, se convertiría en la futura Orden del Temple, pero cuya regla, supuestamente escrita o inspirada por Bernardo de Claraval, fue oficialmente aprobada el 13 de enero de 1129 en el concilio de Troyes.

Hugo de Payns fue el primer gran maestro de esta orden. La primera comandancia templaria en Occidente se creó en Payns, en el feudo de Hugo de Payns, a las puertas de Troyes(1).

Una conexión con los gremios

Es muy probable que los gremios deriven de la vinculación de los templarios con los cistercienses. Dos eminentes abadías de la orden cisterciense, Pontigny y Claraval, están situadas a igual distancia del bosque de Othe, que se extiende sobre los actuales departamentos de Yonne y Aube.

El origen de los «Compagnons du Devoir»

En este bosque, trabajaban herreros que se organizaron en gremios y estaban vinculados con los condes de Champagne mediante un «deverium», o «deber» en castellano, que protegía los secretos de su oficio. Este sería el origen de la expresión aún vigente de «Compagnons du Devoir» (compañero de deber).

La efervescencia constructora de los cistercienses

Los cistercienses participaron en la construcción de más de 250 catedrales, 35 000 iglesias, mil monasterios, además de puentes y plazas fortificadas por toda Europa.

Esta efervescencia constructora es el origen del gremio moderno (Saint Devoir de Dieu) y de la masonería, que después se convirtió en la francmasonería. Aunque no existe una relación formal entre los gremios y la francmasonería, esta última tomó prestada su simbología y muchos de sus integrantes fueron iniciados.

Las logias a los pies de las catedrales

Una analogía adicional: las cofradías de trabajadores crearon logias junto a las catedrales en construcción. Sin embargo, la palabra «logia» se utilizará más adelante para designar la obediencia masónica y el local, también llamado «templo», donde se reunirán los hermanos. Hoy en día, los francmasones de Troyes cuentan con una logia Saint-Bernard y otra logia Hugues de Payns…

(1) Un museo retracta la vida de Hugo de Payns y la epopeya de los templarios. Además, presenta numerosos vestigios arqueológicos descubiertos en ese mismo lugar, entre ellos un tesoro monetario que se encontró en 1998.