-A +A

De la política - De las ciencias - De la armada

Paul de Chomedey, señor de Maisonneuve (1612-1676)

A este oficial francés, nacido en un pequeño pueblo cerca de Troyes, se le debe agradecer la fundación de la ciudad de Montreal.

Paul de Chomedey participó en guerras europeas antes de que la Société Notre-Dame de Montréal lo enviase a tomar posesión de su concesión en el Nuevo Mundo (América).
Elegido para fundar una colonia en la isla de Montreal, llegó a Nueva Francia en 1641.
En 1642 trabajó en la construcción de la fortificación y en varias obras de Ville-Marie, como el primer pozo de la ciudad en 1658. En 1643 plantó una cruz en la cima de Mont Royal.

Emile Coué (1857-1926)

Fisioterapeuta y farmacéutico, ejerció en Troyes durante varios años, antes de marcharse a Nancy. El joven boticario, dotado de una excelente capacidad de trato, sabía convencer a sus clientes de los remedios que vendía y sabias palabras. Y como era capaz de encontrar las palabras precisas, los enfermos, a los que convencía fácilmente sobre la eficacia de los tratamientos, se encontraban mejor. Progresivamente fue descubriendo lo que se conocería como «el efecto placebo». «Ya verá como esto le irá de maravilla… ¡Y es solo el principio!», solía decir. Los reconocimientos llegaron pronto. Su optimismo y entusiasmo comunicativo hicieron maravillas.

Autor del famoso «método Coué», tuvo una importancia internacional durante su vida, sin embargo su obra y sus investigaciones cayeron prácticamente en el olvido años después de su muerte porque se le reprochaba el aspecto superficial de su teoría, que se basa en una idea muy simple: nuestro inconsciente determina nuestro estado físico y mental, pero podemos actuar sobre él a través de nuestra imaginación.

Charles Baltet (1830-1908)

Este horticultor y viverista es famoso en todo el mundo. Creó más de un centenar de variedades de frutas (manzanas, peras) y mejoró el cultivo de la vid. Su técnica del injerto todavía se utiliza entre los arboricultores. Fue el responsable de un grupo de estudiantes japoneses, estos se llevaron como regalo algunas de sus cepas y desde hace tiempo crecen a los pies del monte Fuji. Algunas fueron bautizadas con el nombre de «Baltaï» en su honor.

Actualmente, sus bisnietos, Henri y Eric Dumont, testigos de la decimotercera generación de viveristas de esta familia, continúan con este saber hacer ancestral en Troyes.

Edouard Herriot (1872-1957)

Escritor y político nacido en Troyes, fue elegido alcalde de Lyon y posteriormente nombrado presidente del Consejo. Figura emblemática de la Tercera República y del Partido Radical Socialista, fue elegido miembro de la Académie Française el 5 de diciembre de 1946. Algunas de las ideas que defendió durante toda su vida fueron la democracia parlamentaria, la libertad de prensa y reunión, la libertad sindical, el liberalismo económico, la libertad de pensamiento y la laicidad. En su cuaderno de notas François Mauriac hizo el siguiente retrato de Herriot: «En realidad, Édouard Herriot era un gordinflón encantador. Su encanto nacía de ese contraste entre la cultura, todas las cualidades de una regia inteligencia y la astucia, podría decirse la agudeza, política».

Una placa indica que su casa natal se encontraba en el número 28 de la plaza Jean Jaurès de Troyes.

Albert Caquot (1881-1976)

Erudito e ingeniero, su ingenio mecánico y visionario se aplicó tanto a la incipiente construcción aeronáutica como a la realización de obras de hormigón armado, con más de 300 puentes y presas, algunos de los cuales fueron récord del mundo. De 1905 a 1912, fue ingeniero de caminos y puentes en Troyes. En 1910, durante las grandes inundaciones de la ciudad, tomó inmediatas medidas de envergadura que salvarían vidas. Desarrolló un método de previsión de crecidas en el alto valle del Sena y llevó a cabo importantes obras en materia de alcantarillado para proteger la ciudad. (En 2004 se rehabilitó el colector principal situado bajo el bulevar du 14 Juillet, nunca antes se había realizado una intervención tan importante desde su creación...).
Además en 1931, realizó la estructura interna de hormigón armado de la estatua del Cristo Redentor del Corcovado (718 m de altitud), en Río de Janeiro, Brasil (30 m de alto, distancia entre los dos extremos de sus manos de 28 m, peso total de 1145 toneladas), y participó en la construcción de la mayor planta maremotriz del mundo (la Rance en Bretagne).