Además de Chrétien de Troyesotras dos grandes figuras de la Edad Media permanecen inseparablemente vinculadas a la ciudad de Troyes y al departamento de Aube :
Radhi y Bernardo de Clarval. Cada uno de ellos ha jugado un importante papel en la formación de las mentes de su tiempo de su propio campo.

El joven Bernard de Fontaine tenía 22 años cuando creó la abadía de Claraval en 1115. El monje cisterciense radicalizó los principios del fundador de la orden, Roberto de Molesmes: simplicidad, privación, sobriedad, austeridad, ascesis, misticismo, renuncia y contemplación.

Este desapego de las cosas materiales no lo hizo ajeno a la evolución del mundo, ni insensible a la política, más bien al contrario : participó activamente en la fundación de la orden de los templarios, justificó la «guerra santa» en sus escritos y fue el predicador de la segunda cruzada.

La abadía de Claraval se extendió por toda Europa, dando origen a doscientos monasterios cistercienses en varios países y, por supuesto, en Francia.

De cierta forma, se le considera el guía espiritual de Occidente y uno de los personajes más influyentes del cristianismo. Pero este cristiano estricto, que se convirtió en San Bernardo en 1174, también fue el defensor de los judíos. Vimos cómo se levantó contra los pogromos, siendo estos las víctimas.

Troyes acogió a una gran comunidad judía en esa época. Uno de sus hijos se convirtió en el judío más famoso del mundo y en una figura emblemática del judaísmo: Salomon Rashi. La fama del rabino troyano se debe a su excepcional talento como exégeta de la Biblia y del Talmud. La escuela talmúdica que fundó en su ciudad natal atrajo a muchos estudiantes deseosos de escuchar sus comentarios sobre los textos sagrados. Su enseñanza continúa aún en nuestros días y sigue siendo un modelo de apertura y diálogo entre culturas.

La obra de Rashi es también muy valiosa por la aclaración que nos brinda sobre el estado de la lengua francesa en su época: en la segunda mitad del siglo XI, el francés era una variante del antiguo champañés y una lengua todavía incipiente. El rabino tradujo términos difíciles o técnicos del hebreo bíblico a la lengua de oíl. Al igual que Chrétien de Troyes, Salomon Rashi participó en el prodigioso desarrollo de la literatura en lengua francesa en la Edad Media Central.

La memoria de Rashi permanece particularmente viva en Troyes, principalmente en el Instituto Rashi que abrió sus puertas en 1990 frente a la Synagoga. Este centro europeo de estudios e investigación hebrea ofrece una educación para todos, y es también un lugar para conferencias y exposiciones. Ese mismo año.

que se cumplían 950 años del nacimiento de Rashi, se construyó un monumento en su memoria frente al Teatro de Champagne, cerca del antiguo cementerio judío donde fue enterrado. La obra de Raymond Moretti, una bola blanca y negra que simboliza los contrarios y que trocea el epigrama de Rashi, fue inaugurada por el Premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel.