De Bourg-L'Évêque a Bourg-Saint-Jaques

A partir del siglo X, con la primera ampliación de la ciudad galorromana, Bourg-L’Évêque se fue extendiendo a lo largo de la ruta principal hacia Bourgogne y el valle del Ródano (parroquias Saint-Nizier y Saint-Nicolas).

Este «barrio bajo», incluido en la muralla del siglo XI, estaba rodeado por un foso (calle aux Cailles). A continuación, se extendió hasta Bourg-Saint-Jacques, situado desde principios del siglo XIII en la nueva muralla del conde Teobaldo IV.

La calle Kléber

La actual calle Kléber se encuentra unos metros más arriba de la Via Agrippa, que franqueaba la muralla del siglo XI por la puerta Cailles, demolida en 1723 (a la altura del número 36). La famosa puerta Saint-Jacques se construyó al mismo tiempo que se levantó el muro del siglo XIII (actual bulevar Henri-Barbusse). Primero se construyó con madera y más tarde, con piedra, entre 1393 y 1404. Se reforzó y embelleció con pintura varias veces, lo que le valió el sobrenombre de «Puerta Dorada» y desgraciadamente, fue destruida en 1832.

Las casas con entramado de madera más antiguas

El barrio Saint-Nizier conserva algunas de las casas más antiguas de Troyes del siglo XVi con entramado de madera, madera y rehabilitadas estos últimos años, como el número 48-50 de la calle Kléber, maison du Dauphin(por el nombre del futuro rey de Francia, Enrique II) o el l’hôtel des Grisettes. También cabe destacar las extraordinarias vidrieras de la iglesia Saint-Nizier.

El emplazamiento de Chaillouet

Al norte del barrio, a lo largo del «Sena» (antiguo foso de la muralla del siglo XIII), se encontraba el emplazamiento de Chaillouet, lugar donde se elevaba la torre esquinera noreste de la primera muralla de Troyes. Aquí se han podido recuperar los restos de una lujosa villa galorromana, una parte de los vestigios se puede contemplar en el patio de los edificios (acceso por la calle Simart).

Cerca, en el vertedero del Pouce (calle Charlemagne, al final de la calle Simart), convergen los brazos del Sena y los fosos que bordeaban las sucesivas murallas: calle de Nervaux (y sus antiguos Molinos de Chaillouet), calle du Meldançon y calle aux Cailles.