Charles Fichot - Troyes, l'ancien marché aux herbe.jpg

Les Foires de Champagne au Moyen-Age

Lugares y monumentos históricos ,  Ciudad de Arte e Historia a Troyes

  • Las Ferias de la Champaña y el barrio de Saint-Jean-au-Marché

    Es sobre todo en el tejido urbano donde encontramos el recuerdo de la época de las grandes Ferias de la Champaña, que se celebraban en la ciudad de Troyes en San Juan (9/15 de julio) y en San Remo (1 o 2 de noviembre). Calles enmarañadas, plazas o patios cerrados dan una idea de la ciudad en esta época.

    Algunos nombres de calles -que no han cambiado desde la Edad Media- serían incluso bastante familiares para los comerciantes de la época como: "la rue de la Montée des Changes", "la rue Champeaux", "la rue de la Pierre", o "la rue des Anciennes Tanneries". Asimismo, los mercaderes reconocerán sin duda la silueta de las casas troyanas reconstruidas en el siglo XVI con sus idénticos tejados de ménsula, ventanas ajimezadas, sin olvidar los paneles de madera y barro; materiales comúnmente utilizados en la arquitectura medieval de la región de Champagne.

    La mayoría de estas casas han conservado sus bodegas, sus sótanos abovedados, algunos de los cuales, con doble piso, fueron probablemente utilizados como almacenes por comerciantes y pañeros.

    De los siglos XII y XIII, conservamos también elementos de la arquitectura sagrada, el impulso de la fe de estos hombres y numerosas donaciones de prósperos comerciantes. En el corazón del barrio de la Feria, la nave de la iglesia de San Juan del Mercado, la torre de la iglesia de San Remo o gran parte de la iglesia de Santa Magdalena, la basílica de San Urbano (1262-1286) y sus vidrieras marcan esta época. La Catedral, nacida antes de finales del siglo XII, vio su construcción progresar en el siglo siguiente. Algunas de sus vidrieras son de esta época, sin mencionar su tesoro, que incluye una fina colección de esmaltes de Limousin y Mosan de los siglos XII y XIII.

    Si el Troyes des Grandes Foires es un gran lugar de intercambios comerciales, también es un punto de encuentro donde las ideas y los hombres se confrontan. Esta efervescencia intelectual, podemos medirla en parte a través de la palabra escrita, a través de la antigua colección de la biblioteca de Troyes. Esta biblioteca conserva en particular la biblioteca del Conde Enrique I el Liberal y su esposa María de Champagne, la primera biblioteca principesca francesa conocida desde Carlomagno...

    En la Edad Media, los Condes de Champagne favorecieron la prosperidad de los intercambios comerciales: instituyeron el "recinto ferial" y la policía de mercado, que garantizaban la seguridad de los viajeros y de los comerciantes, así como la fidelidad de las transacciones realizadas. Seis grandes ferias se reparten a lo largo de todo el año: 2 en Provins, 1 en Lagny, 1 en Bar-sur-Aube, y 2 ferias muy importantes en Troyes (Foire Chaude de la St Jean, y Foire Froide de la St Rémi).

    Los cambistas y los banqueros jugaban un papel importante, ya que sólo se permitía el dinero de los Condes y del Rey. Los condes también protegieron a la comunidad judía, de la que procedía Rachi. La Iglesia de San Juan en el Mercado era el centro del Barrio de la Feria. Algunas calles todavía llevan nombres evocadores: rue de la Montée des Changes, place du Marché au Pain. Estas ferias eran el lugar de encuentro de todo el Occidente: había lana flamenca, inglesa y española, seda, cuero, pieles, especias, maderas preciosas y orfebrería.

    Fue en esta época cuando apareció el "Libro de Troya", un sistema de medición para orfebres y joyeros, que todavía se utiliza hoy en día en Gran Bretaña.
  • Medioambiente
    • Centro ciudad
  • Medios