Municipio de 2 km² con poco más de 310 habitantes y a 20,4 km al sudoeste de Troyes. Conectado por las carreteras D34 y N77, se encuentra a 16 km de la salida 21 – Saint-Thibault de la autopista A5 desde París.
Crésantignes es un municipio de vegetación que se extiende a lo largo del río Mogne. Se trata de un pequeño municipio rural cuyas casas con entramado de madera y de ladrillo contrastan con las granjas y las viviendas más modernas. Sin embargo, todas ellas aportan algo de encanto a este municipio animado por sus habitantes.
El Museo del Pasado Simple, situado en el centro, en la calle principal, recibe a los visitantes en sus salas dedicadas a las herramientas y utensilios del pasado que recuerdan el día a día y las costumbres de antaño. Este museo pretende mantener viva la memoria de un pasado no muy lejano, y se actualiza frecuentemente con nuevas adquisiciones. A 200 m, en la calle de l’étang, se encuentra el lavadero de ladrillo construido en 1850 y nos traslada al día a día del pasado de sus habitantes que coincide con los principios de higiene que surgieron durante la segunda mitad del siglo XIX.

Al lado, la iglesia Saint-Sébastien que data de 1780 y sigue el estilo típico de las construcciones del siglo XVIII, con su nave principal y lateral, sin transepto. Esta iglesia cuenta con un amplio mobiliario como el retablo de piedra caliza policromada, traído de la colegiata de Lirey en 1828, cuando fue destruida. Fue declarado monumento histórico en 1908, representa la Pasión de Cristo y data de la segunda mitad del siglo XVI.
Las esculturas de santos, como una pequeña imagen relicario de San Fiacro del siglo XVI, o un atril de águila del siglo XVIII, también están clasificadas monumentos históricos en su categoría de objetos. Una pequeña imagen de la Virgen con el Niño de mármol blanco dorado del siglo XVI, declarada monumento histórico en 1913 e integrada en el altar de la capilla de la Virgen de piedra caliza policromada y dorada del siglo XVIII, se presentó en la exposición «Le beau XVIe siècle: chefs-d’œuvre de la sculpture en Champagne».
A lado de la iglesia hay dos placas de mármol negro que conmemoran la Primera y Segunda Guerra Mundial, y rinden homenaje a sus víctimas.