Municipio de 17,5 km², con unos 450 habitantes y cuyo gentilicio en francés es «mesnilois», a 25,6 km al sudeste de Troyes. Conectado por las carreteras D43 y D619, se encuentra a unos 20 minutos de la salida 21 – Saint-Thibault de la autopista A5 desde París.
Mesnil-Saint-Père recibió la Bandera Azul como premio por la ejemplar calidad de su entorno.
Durante su estancia, los turistas pueden disfrutar del puerto deportivo, albergues, acceso directo a las playas del lago de Oriente, instalaciones para practicar deportes acuáticos y otras actividades como baloncesto, balonmano o tenis.
Este municipio ha obtenido tres flores de la etiqueta «Villes et Villages Fleuris» que ponen de manifiesto su calidad de vida
Además, desde el gran cambio en el estilo de vida que supuso la construcción del lago en 1966, se han llevado a cabo numerosas renovaciones, especialmente en las casas con entramado de madera. Un ejemplo de ello es el ayuntamiento, situado en la carretera D43, que presenta una fachada rosa y gris realzando el esplendor de la estructura del edificio. Las rutas de senderismo y los carriles bici permiten desplazarse por el municipio y disfrutar del excepcional entorno natural que ofrece el Parque Natural Regional del Bosque Oriente.

Mesnil-Saint-Père es el único municipio que ha sido reconocido como municipio turístico de Aube por decreto de la Prefectura desde hace más de 25 años.
La iglesia Saint-André, situada en la calle de la mission, a pocos metros del ayuntamiento, es testigo de la vida de Mesnil-Saint-Père en el siglo XII. Fue restaurada en los siglos XVII y XVIII, y, aunque actualmente está cerrada por motivos de seguridad, se puede contemplar desde el exterior. Esta iglesia fue declarada monumento histórico en 1982.
Cerca de la iglesia hay un obelisco con el gallo galo y la cruz de guerra que conmemora a las víctimas de la Primera Guerra Mundial.
En el callejón des Martyrs, que da a la D43 y se encuentra poco después de la entrada desde Troyes, hay un segundo monumento a los caídos. Este conmemora la fecha del 28 de agosto de 1944 y a los 24 fusilados durante las represalias por la liberación. Sobre el monumento se alza la figura de una mujer que llora a las víctimas y representa a las viudas, madres y mujeres que perdieron a estos hombres. Aunque no se conoce el autor del monumento, la emoción de este trágico evento se percibe en la sobriedad y la dureza a través de las prendas y la dulzura del gesto de meditación.

Sitio web del municipio