Municipio de 32,7 km², con unos 2915 habitantes y cuyo gentilicio en francés es «lyotains», a 11,6 kilómetros al norte de Troyes. Conectado por las carreteras D15, D20, D60 y D619, se encuentra a poco más de 10 minutos de la salida 22 – Charmont-sous-Barbuise de la autopista A26 que conecta Calais con Troyes, y a 15 minutos de la salida 20 – Torvilliers de la autopista A5 desde París.
Saint-Lyé, que se extiende a lo largo del bosque que bordea el río Sena y el antiguo Canal de la Haute-Seine, continúa su territorio por los campos que ofrecen unas vistas de las llanuras calcáreas de Champagne. La etiqueta «Villes et Villages Fleuris» le ha otorgado una flor que comparte con Grange l’Évêque, una aldea vecina perteneciente también al municipio. Saint-Lyé cuenta con una escuela infantil y una escuela primaria y numerosas asociaciones que animan el día a día del municipio: deportes, ocio, cultura, ayuda a domicilio... son algunos de los servicios que se ofrecen por y para los habitantes.
La iglesia Saint-Lyé, que data de los siglos XI y XII, fue declarada monumento histórico en 1972, aunque sus vidrieras del siglo XVI ya fueron declaradas en 1913. En la plaza de l’église se puede contemplar un ejemplo de las iglesias románicas más raras del departamento de Aube (solo hay una treintena). La iglesia conserva un rico mobiliario del cual una veintena de objetos están declarados monumentos históricos: dos brazos relicarios, uno de roble pintado y el otro de roble plateado, y que datan del siglo XVIII, un cofre relicario de Saint-Lyé de roble del siglo XVI, un altorrelieve de piedra caliza pintado del siglo XVI que representa los momentos más importantes de la vida de la Virgen, así como algunas imágenes de santos de roble policromado del siglo XVII.
Al lado de la iglesia se encuentra una columna cuadrada sobre la que reposa una victoria que rinde homenaje a los caídos en las guerras mundiales y en la Guerra de Argelia.
Saint-Lyé posee una historia antigua y llegó incluso a ser anfitriona de la boda de un rey. En 1315, por un conjunto de circunstancias azarosas, el rey Luis X de Francia celebró su boda con Clemencia de Hungría, su segunda esposa, en la fortaleza de Saint-Lyé, actualmente ya destruida.
 

Sitio web del municipio