Municipio de 10,1 km², con unos 1840 habitantes y cuyo gentilicio en francés es «verrichons», al sudeste del área metropolitana de Troyes y al lado de Bréviandes y Buchères. Conectado por las carreteras D49, D123 y D147, está a 10,3 km del centro de Troyes y a 2 km de la salida 21 – Saint-Thibault de la autopista A5 desde París.
Verrières estaba formado por tres aldeas y todas ellas se juntaron para formar el municipio actual: Saint-Martin, Saint-Aventin y Verrières. Sin sacrificar la tranquilidad de la campiña, el encanto del valle del Sena y las características de un municipio rural, Verrières se puede comparar con un municipio semiurbano al contar con servicios médicos y comerciales, así como una animada vida social gracias a una decena de asociaciones deportivas, sociales y culturales. El municipio pone a disposición de sus habitantes instalaciones como un estadio, un polideportivo, una sala polivalente y una biblioteca. La etiqueta «Villes et Villages Fleuris» le ha otorgado dos flores al municipio por su entorno y su estilo de vida.
En la calle de la République, situada en el centro de Verrières, se encuentra la iglesia Saint-Pierre que data del siglo XVI. Fue declarada monumento histórico en 1937, aunque sus vidrieras del siglo XVI se declararon en 1894 y su pórtico oeste en 1909. El tímpano se talló alrededor de 1530 y representa la coronación de la Virgen por la Trinidad. A su alrededor hay varias escenas representativas, como David y el león o Sansón y Dalila, además de motivos vegetales y ornamentales. Todo ello forma un maravilloso conjunto ejemplo de la escultura de esta región.

En la calle de la chapelle de la aldea Saint-Aventin, se encuentra un pequeño edificio románico, parcialmente reformado en los siglos XVI y XIX. El pórtico, que no se ha modificado de forma visible, mantiene la factura del siglo XII, con una estructura simple, su entrada y dos ventanas en plena cimbra. Fue declarado monumento histórico en 1926.
Además, gran parte del mobiliario, de las imágenes y de los objetos religiosos también están declarados monumentos históricos.
Cerca de la iglesia de Verrières, el municipio rinde homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial con un obelisco colocado sobre un pedestal.
Una rama de laurel y una cruz de guerra, ambas de metal, adornan el monumento.

Sitio web del municipio