Municipio de 9,3 km², con unos 1325 habitantes y cuyo gentilicio en francés es «barberotins», a 6,1 km al noroeste de Troyes.
La carretera de circunvalación que rodea la ciudad de Troyes conecta directamente con este municipio, al igual que las carreteras D21, D91 y D690 desde Ile-de-France. El aeropuerto Troyes-Barberey está a menos de 5 minutos del centro y ofrece la posibilidad de practicar la aviación recreativa. Barberey-Saint-Sulpice se encuentra a unos 10 minutos de la salida 20 – Torvilliers de la autopista A5 desde París y a 13 minutos de la salida 22 – Charmont-sous-Barbuise de la autopista A26 que conecta Calais con Troyes.
Este municipio cuenta con una escuela infantil y una escuela primaria y, a pocos metros, un estadio en el que entrena el club de fútbol local.
La zona comercial de Barberey-Saint-Sulpice constituye un atractivo recurso para la ciudad. Además, en la carretera que va a Sainte-Maure también hay un carril bici que ciclistas, patinadores y caminantes pueden recorren para disfrutar de un paseo por la naturaleza a muy pocos kilómetros de Troyes. La vía verde permite descubrir un monumento histórico declarado en 1980 y que atestigua la efervescencia de las construcciones metálicas durante el siglo XIX. Asimismo, el puente canal de hierro fundido, restaurado en 2014, lo instaló entre 1847 y 1849 el ingeniero Pierre-Olivier Lebasteur.

El castillo de Barberey-Saint-Sulpice, también supo hacer de la naturaleza su mayor atractivo al acondicionar su parque en 1965 recibiendo así el certificado de «Jardin Remarquable». Sus actuales propietarios han renovado completamente el castillo y los jardines. El edificio de estilo Luis XIII, con una combinación de ladrillos y piedras, fue construido en 1626 para Jean le Mairat, personaje importante al mando del señorío de Barberey y que heredó de su abuelo Louis le Mairat, alcalde de Troyes en 1580.
Desde 1930 el castillo está declarado monumento histórico y la iglesia Saint-Sulpice le otorga el sufijo de Barberey a este municipio, Barberey-Saint-Sulpice. Esta iglesia, a excepción de su nave románica (siglo X-XII), data del siglo XVI y está declarada como monumento histórico desde 1925. Destaca principalmente por su tribuna renacentista cuya madera tallada muestra follajes abriéndose y medallones en los que moran personajes imaginarios entrecortados por sus columnas estriadas. La iglesia y otras piezas del mobiliario como un armario de roble pintado y dorado de finales del siglo XVIII, un busto-relicario de San Sulpicio de roble tallado, pintado y dorado del siglo XVII, el monumento funerario de Claude Louis Bruslé, prefecto de Aube que falleció en 1825 y una imagen de San Sebastián de piedra caliza policromada del siglo XVI, están declarados monumentos históricos.
Al lado del ayuntamiento hay un obelisco sobre un pedestal con el busto tallado de un soldado de la infantería francesa que rinde homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial. Las placas de los laterales conmemoran a los caídos en la guerra de 1870-71, la guerra de Indochina y la Segunda Guerra Mundial.